5 Consejos para que tu Boda resulte como lo imaginas.

A todos nos gustan los eventos, sobretodo si somos invitados. Pero, ¿qué pasa si somos los anfitriones? No importa si eres un principiante o un experto en este tema, queremos que sepas que no estás solo. A continuación, La Boda presenta para ti algunos consejos que debes tener en cuenta cuando el evento está sobre tus espaldas.

  1. Datos de Partida Claros

Hay ciertos datos necesarios para iniciar la organización de tu Boda, como el sitio y la cantidad de invitados esperados. Si éste tipo de información no está clara aún, ¡entonces ya sabrás en qué es lo primero que tienes que trabajar!

  1. Presupuesto

A todos nos encanta soñar con detalles y colores, pero es necesario aterrizarlos adecuadamente según el plan financiero que se ha designado. ¡No olvides que siempre se pueden lograr momentos increíbles!

  1. ¿Qué quieres y cómo lo obtienes?

Una BODA implica inevitablemente un proceso, por lo cual es importante tener objetivos, metas y tareas establecidos desde el principio. Puedes ayudarte de listas, agendas o profesionales como LA BODA, que te mantengan al tanto de lo que tienes y de lo que te falta. Una vez trazado tu mapa de trabajo, consigue cuanto antes un wedding planner idóneo. Si hay cosas que producirás tú mismo o tu equipo de trabajo, asegúrate de contar con los materiales y tiempo suficientes para hacerlo.

  1. Comunicación

Recuerda que no todas las personas tienen tu boda en la cabeza de la misma forma que tú. Procura estar en contacto con todos aquellos que resulten involucrados de alguna forma. Desde proveedores hasta homenajeados, busca la forma de que todos hablen el mismo idioma, a no ser que LA BODA esté a cargo y nuestro equipo de trabajo haga todo ese trabajo por ti.

  1. Concentración y paciencia

Un BODA está construida de detalles. Trata de estar concentrada y mantener la calma ante cualquier circunstancia no planeada. A veces es imposible tenerlo todo bajo control, pero siempre se encontrará una solución oportuna.

 

Por último, recuerda que una buena actitud y cariño, ¡es el toque mágico que definitivamente funciona!